Posts etiquetados ‘henry morgan’

Hoy la casualidad me ha llevado a pasar delante del escaparate de una conocida librería de mi ciudad, y como podía mi trabajo podía prescindir de mis servicios durante quince minutos, he aprovechado para entrar y comprobar cómo está el panorama en cuanto a novela negra se refiere.

Con los 4,87 euros que portaba en mis bolsillos era harto complicado hacerme con ningún libro, pero el preciado tiempo que le he robado a la empresa me ha servido para localizar cinco novelas con las que algún día quiero hacerme y disfrutar de un buen rato de lectura.

El tiempo lo dirá, pero mientras tanto aquí está mi Perspectiva Negra de éste mes.

 

archiverolubianka

El Archivero de Lubianka

 

Interesante. O por lo menos lo parece a simple vista.

Y es que parece ser que Travis Holland, escritor afincado en Michigan, y del que sólo sabíamos que el género que había desarrollado era el relato, con gran éxito por otro lado, en ésta su primera novela encadena una prosa sencilla con una trama vibrante, poderosa y seductora.

O por lo menos es lo que dice la crítica.

“El Archivero de Lubianka” (The Archivist’ Story, en inglés), cuya trama se desarrolla en el Moscú de 1939, narra la historia de Pável Dubrov, antiguo profesor de literatura obligado a dejar la docencia y  hombre apesadumbrado por la pérdida de su esposa. Su ocupación actual: clasificar las obras de los escritores perseguidos, y allí encarcelados, para posteriormente destruirlas. ¿Dónde? En la Lubianka, nombre coloquial con el que se denomina a la sede de la policía política o NKDV en la época de Stalin.

La vida de este hombre cambiará completamente el día que debe interrogar a un prisionero para determinar la autoría de un relato inacabado, “La Caballería Roja”. El preso es el escritor Isaak Bábel.

Lo bueno del asunto: que está basado en un hecho real. Isaak Bábel, escritor de cuentos ruso, fue detenido y posteriormente ejecutado en ese edificio. Sin duda, despierta la curiosidad.

Defensa Cerrada

Defensa Cerrada

 

Con sólo nombrar a Petros Markaris está todo dicho.

Éste griego nacido en Estambul, en 1937, es uno de los grandes maestros del género, toda una leyenda viva para los amantes de la novela negra, a la que accedió a través de una de sus pasiones: Bertolt Brecht.

No es su última novela la que traigo aquí, pero todas se merecen un lugar. Su título, “Defensa Cerrada”. Como no podía ser de otra forma, está protagonizada por su desengañado Comisario Jaritos y como tampoco puede ser de otra forma, hace una crítica inteligente de la sociedad que nos ha tocado vivir.

La trama no desmerece en absoluto: un rico empresario ateniense, que responde al nombre de Dinos Kustas, conocida figura de la noche ateniense y propietario de un lujoso restaurante y varios clubs nocturnos, es asesinado de madrugada. A priori parece un ajuste de cuentas, pero Kostas Jaritos ve indicios de algo muy distinto.

A priori, leer ésta novela puede ser una buena inversión.

Caballeros

Caballeros

 

Mondadori reedita éste año un libro que tuvo bastante buena aceptación en su año de publicación, 1980, y que supuso el éxito (al menos en Suecia) para su auor, Klas Östergren.

Está claro que ese país escandinavo es cuna de buenos escritores de novelas de intriga y parece que el Sr. Östergren no es una excepción. Aunque cuenta con 16 novelas en su haber, varios premios y una trayectoria bastante importante como traductor de obras de Salinger, Ibsen o Baudelaire, es “Caballeros” su libro más celebrado (junto con su secuela, “Gánsters”, escrita 25 años después).

¿Y de qué trata la novela? Pues de un joven escritor llamado Klas (a la sazón homónimo del personaje), que se esconde en un apartamento de Estocolmo para salvar la vida, y allí comienza a escribir la historia de los habitantes de la casa: Henry Morgan, boxeador, pianista, compositor, barman y gentleman a la vieja usanza, y de su hermano Leo, poeta maldito, borracho y provocador político, frecuente inquilino de psiquiátricos. Y entre medias, un plan para robar el oro del Castillo de Estocolmo. Intrigante, ¿no?.

 

Pasado Perfecto

Pasado Perfecto

 

 

Es raro encontrar una novela de intriga que no se desarrolle en Europa o Estados Unidos, por lo menos lo es para mí (el pecado de la ignorancia, con total segurodad). Por eso me atrajo de inmediato “Pasado Perfecto”.

El culpable de ellos se llama Leonardo Padura, cubano nacido en La Habana en 1955, que con ésta novela inauguró su serie llamada “Las Cuatro Estaciones” y que se complementa con “Vientos de Cuaresma”, “Máscaras” y “Paisaje de Otoño”. Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ha ganado, gracias a ella, numerosos premios en España, Francia y Austria.

El protagonista de todo esto se llama Mario Conde, teniente de la policía cubana, escéptico y desengañado, que es arrancado de su resaca para atender un caso urgente: Rafael Morín, jefe de la Empresa de Importaciones y Exportaciones del Ministerio de Industrias y compañero de colegio de la infancia del policía falta de su casa desde el Año Nuevo.

Poco a poco, Mario Conde irá desentramando la madeja de un caso que le enfrentará con su antigua amor, actual esposa de Morín. A todas luces, muy pasional, como en casa.

 

Niebla en el Puente de Tolbiac

Niebla en el Puente de Tolbiac

 

 

Y aunque parezca mentira, después de la colección de novelas apetecibles de arriba, una que ha entrado de lleno en mi lista de preferidas y quiero adquirir lo antes posible.

El padre de la novela negra francesa, por lo menos para algunos, se llama Léo Malet. Éste nativo de Montpellier, lo dió todo en sus novelas hasta su fallecimiento en 1996. A sus espaldas, éste poeta de vocación dejó más de una treintena de novelas de género negro, con las que alcanzón grán éxito entre sus compatriotas.

“Niebla en el Puente de Tolbiac” es una de las novelas que pertenecen a la serie “Les Nouveaux Mystères de Paris”, su ambicioso proyecto personal, y que está protagonizada por su inseparable detective privado Nestor Burma, personaje descarado, ex-anarquista y acérrimo fumador de pipa. La novela narra la historia de un atentado anarquista no cometido y de la traición a los ideales revolucionarios. El viejo anarquista Abel Benoit muere en el hospital debido a una extraña agresión, pero antes se pone en contacto con Burma, que investigará la vida del fallecido anarquista para resolver el misterio.

La ciudad, el ambiente, la revolución, el época… todo parece interesante a priori. Y el propio Malet sin duda lo es.

Y eso es todo amigos…