Posts etiquetados ‘Novela Policiaca’

  

Los hombres que no amaban a las mujeres

Los hombres que no amaban a las mujeres

 

 

 

 
Se había convertido en un acontecimiento anual. Hoy el destinatario de la flor cumplía ochenta y dos años. Al llegar el paquete, lo abrió y le quitó el papel de regalo. Acto seguido, cogió el teléfono y marcó el número de un ex comisario de la policía criminal que, tras jubilarse, se había ido a vivir a orillas del lago Siljan. Los dos hombres no sólo tenían la misma edad, sino que habían nacido el mismo día, lo cual, teniendo en cuenta las circunstancias, sólo podía considerarse una ironía. El comisario, que sabía que la llamada se produciría tras el reparto del correo, hacia las once de la mañana, esperaba tomándose un café. Ese año el teléfono sonó a las diez y media. Lo cogió y dijo «hola» sin más.

Valoración: 4.gif

Interesante. Muy interesante. A pesar de las últimas declaraciones de Donna Leon.

“Los hombres que no amaban a las mujeres” está agraciada con todos los ingredientes paa cocinar un buen best-seller, como así ha sido.

Es de suponer que a nadie le es ajena, a éstas alturas del partido, la trama de la novela. Mikael Blomkvist, redactor jefe de la revita “Millenium” acaba de ser cnçondenado a pasar una temporada corta en la cárcel porque en uno de sus reportajes realizó falsas acusaciones de corrupción, estafa, malversación y algunos delitos dehonrosos más, a uno de los magnates más poderosos e influyentes de Suecia: Hans-Erik Wennerström.

En esa tesitura, con su credibilidad por los suelos y la revista a punto de irse a pique, Blomkvist quiere desaparecer, pero recibe un encargo sorprendente: investigar la desaparición de Harriet Vanger, acaecida hace casi cuarenta años y nieta de otro de los grandes magnates suecos, ya venido a menos, Henrik Vanger, pero cuyo holding aún mentenía un peso epecífico en la economía del país. El asunto se maquilla de la mejor manera posible: un trabajo biográfico sobre la familia Vanger.

Como no puede ser de otra forma, en el trasncurso de la investigación, Blomkvist conocerá a Lisbeth Salander, una joven y extraña investigaadora que le servirá de mucha ayuda, en todos los aspectos.

La historia flojea poco. Lo justo. Sólo hay un par de detalles de esos que te hacen pensar un poco, de los que chirrían cuando no encuentras nada que suene como una máquina desengrasada.  Me estoy refiriendo a la “providencial” visita de su hija, y a la “innata” capacidad de percepción del protagonista cuando observa una fotografía tomada 40 años atrás. De cualquier modo, incluso ahí, el malogrado escritor sueco salva las dificultades con la típica creatividad de la casualidad y el oportunismo del momento.

Blomkvist aparenta una seguridad en sí mismo que en su fuero interno para nada tiene. Seguramente, su seguridad se asienta en su éxito profesional y en otro más de andar por casa: el sexual. Es ese dilema interno, o esa “ambieguedad” existencial, lo que le confiere el estatus de ser humano, cercano y real. Salander, por el contrario, e una persona extrema, capaz de lo mejor y de lo peor,  una personalidad que algunos psiquiatras sin duda calificarían de “border line” (término socializado gracias a James Mangold y a su “Inocencia Interrumpida”). Salander, por lo tanto, roza la irrealidad pero en ello radica el interés por el personaje y su expolación exhaustiva, superlativa en la novela. Quizás una sociedad que está carente de modelos, de héroes,  siempre anda a la caza y captura de uno, aunque no esté del todo en sus cabales.

Larsson es directo. No es demasiado amigo de dar rodeos a una idea si no es necesario en absoluto. En apariencia, tampoco gusta de ser demasiado descriptivo. Describe lo justo. Matiza lo justo. Las cosas pasan y ya está. El escritor convertido en el máximo exponente de esa cultura funcional sueca en la que nos ha inmerso de lleno la omnipresente empresa Ikea. Supongo que fué ese espíritu funcional a buscar us personajes en el mundo que conocía, donde las palabras cuentan hechos y cada palabra cuesta dinero: el periodismo, y sobre todo el de investigación.

Y tampoco es reflexivo en demasía. No hace un ensayo sobre la sociedad actual, ni sobre el cómo o el porqué de ésto y de aquello, ni busca que el lector haga esa reflexión. De nuevo, las cosas pasan y ya está.  Porque las cosas son así. Buca entretener de una forma simple y llana. En nuestro día a día, leyendo cualquier diario o periódico, cualquiera de nosotros encontramos los suficientes argumentos para hacer novela, y sobre todo negra. ¿No se iba a sentir tentado?.

Los ingredientes lo tenía delante de sus ojos. Sólo tomó una pizca de práxis, unas gotas de ambición y lo sazonó todo a fuego lento, bien condimentado con un poco de imaginación. “Las soluciones, creativas”, como solía decir un maestro mío, más veces de las que me hubiera gustado oir.

Larsson lo hizo. Y lo que cocinó se llama best-seller. ¿Para qué más?

Anuncios

Hoy la casualidad me ha llevado a pasar delante del escaparate de una conocida librería de mi ciudad, y como podía mi trabajo podía prescindir de mis servicios durante quince minutos, he aprovechado para entrar y comprobar cómo está el panorama en cuanto a novela negra se refiere.

Con los 4,87 euros que portaba en mis bolsillos era harto complicado hacerme con ningún libro, pero el preciado tiempo que le he robado a la empresa me ha servido para localizar cinco novelas con las que algún día quiero hacerme y disfrutar de un buen rato de lectura.

El tiempo lo dirá, pero mientras tanto aquí está mi Perspectiva Negra de éste mes.

 

archiverolubianka

El Archivero de Lubianka

 

Interesante. O por lo menos lo parece a simple vista.

Y es que parece ser que Travis Holland, escritor afincado en Michigan, y del que sólo sabíamos que el género que había desarrollado era el relato, con gran éxito por otro lado, en ésta su primera novela encadena una prosa sencilla con una trama vibrante, poderosa y seductora.

O por lo menos es lo que dice la crítica.

“El Archivero de Lubianka” (The Archivist’ Story, en inglés), cuya trama se desarrolla en el Moscú de 1939, narra la historia de Pável Dubrov, antiguo profesor de literatura obligado a dejar la docencia y  hombre apesadumbrado por la pérdida de su esposa. Su ocupación actual: clasificar las obras de los escritores perseguidos, y allí encarcelados, para posteriormente destruirlas. ¿Dónde? En la Lubianka, nombre coloquial con el que se denomina a la sede de la policía política o NKDV en la época de Stalin.

La vida de este hombre cambiará completamente el día que debe interrogar a un prisionero para determinar la autoría de un relato inacabado, “La Caballería Roja”. El preso es el escritor Isaak Bábel.

Lo bueno del asunto: que está basado en un hecho real. Isaak Bábel, escritor de cuentos ruso, fue detenido y posteriormente ejecutado en ese edificio. Sin duda, despierta la curiosidad.

Defensa Cerrada

Defensa Cerrada

 

Con sólo nombrar a Petros Markaris está todo dicho.

Éste griego nacido en Estambul, en 1937, es uno de los grandes maestros del género, toda una leyenda viva para los amantes de la novela negra, a la que accedió a través de una de sus pasiones: Bertolt Brecht.

No es su última novela la que traigo aquí, pero todas se merecen un lugar. Su título, “Defensa Cerrada”. Como no podía ser de otra forma, está protagonizada por su desengañado Comisario Jaritos y como tampoco puede ser de otra forma, hace una crítica inteligente de la sociedad que nos ha tocado vivir.

La trama no desmerece en absoluto: un rico empresario ateniense, que responde al nombre de Dinos Kustas, conocida figura de la noche ateniense y propietario de un lujoso restaurante y varios clubs nocturnos, es asesinado de madrugada. A priori parece un ajuste de cuentas, pero Kostas Jaritos ve indicios de algo muy distinto.

A priori, leer ésta novela puede ser una buena inversión.

Caballeros

Caballeros

 

Mondadori reedita éste año un libro que tuvo bastante buena aceptación en su año de publicación, 1980, y que supuso el éxito (al menos en Suecia) para su auor, Klas Östergren.

Está claro que ese país escandinavo es cuna de buenos escritores de novelas de intriga y parece que el Sr. Östergren no es una excepción. Aunque cuenta con 16 novelas en su haber, varios premios y una trayectoria bastante importante como traductor de obras de Salinger, Ibsen o Baudelaire, es “Caballeros” su libro más celebrado (junto con su secuela, “Gánsters”, escrita 25 años después).

¿Y de qué trata la novela? Pues de un joven escritor llamado Klas (a la sazón homónimo del personaje), que se esconde en un apartamento de Estocolmo para salvar la vida, y allí comienza a escribir la historia de los habitantes de la casa: Henry Morgan, boxeador, pianista, compositor, barman y gentleman a la vieja usanza, y de su hermano Leo, poeta maldito, borracho y provocador político, frecuente inquilino de psiquiátricos. Y entre medias, un plan para robar el oro del Castillo de Estocolmo. Intrigante, ¿no?.

 

Pasado Perfecto

Pasado Perfecto

 

 

Es raro encontrar una novela de intriga que no se desarrolle en Europa o Estados Unidos, por lo menos lo es para mí (el pecado de la ignorancia, con total segurodad). Por eso me atrajo de inmediato “Pasado Perfecto”.

El culpable de ellos se llama Leonardo Padura, cubano nacido en La Habana en 1955, que con ésta novela inauguró su serie llamada “Las Cuatro Estaciones” y que se complementa con “Vientos de Cuaresma”, “Máscaras” y “Paisaje de Otoño”. Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas y ha ganado, gracias a ella, numerosos premios en España, Francia y Austria.

El protagonista de todo esto se llama Mario Conde, teniente de la policía cubana, escéptico y desengañado, que es arrancado de su resaca para atender un caso urgente: Rafael Morín, jefe de la Empresa de Importaciones y Exportaciones del Ministerio de Industrias y compañero de colegio de la infancia del policía falta de su casa desde el Año Nuevo.

Poco a poco, Mario Conde irá desentramando la madeja de un caso que le enfrentará con su antigua amor, actual esposa de Morín. A todas luces, muy pasional, como en casa.

 

Niebla en el Puente de Tolbiac

Niebla en el Puente de Tolbiac

 

 

Y aunque parezca mentira, después de la colección de novelas apetecibles de arriba, una que ha entrado de lleno en mi lista de preferidas y quiero adquirir lo antes posible.

El padre de la novela negra francesa, por lo menos para algunos, se llama Léo Malet. Éste nativo de Montpellier, lo dió todo en sus novelas hasta su fallecimiento en 1996. A sus espaldas, éste poeta de vocación dejó más de una treintena de novelas de género negro, con las que alcanzón grán éxito entre sus compatriotas.

“Niebla en el Puente de Tolbiac” es una de las novelas que pertenecen a la serie “Les Nouveaux Mystères de Paris”, su ambicioso proyecto personal, y que está protagonizada por su inseparable detective privado Nestor Burma, personaje descarado, ex-anarquista y acérrimo fumador de pipa. La novela narra la historia de un atentado anarquista no cometido y de la traición a los ideales revolucionarios. El viejo anarquista Abel Benoit muere en el hospital debido a una extraña agresión, pero antes se pone en contacto con Burma, que investigará la vida del fallecido anarquista para resolver el misterio.

La ciudad, el ambiente, la revolución, el época… todo parece interesante a priori. Y el propio Malet sin duda lo es.

Y eso es todo amigos…

BCNegra'09El pasado lunes arrancó la semana más negra de Barcelona. Como cada año, y ya van cinco, BCNegra intentará trasladar a los habitantes de la ciudad condal el amor y la pasión por un género que en los últimos años se ha puesto muy de moda.

Mesas redondas, coloquios, conferencias, encuentros, intercambios de libros, emisión de películas son el pan nuestro de cada día durante las cinco jornadas que dura el evento.

 Cuatro son los platos fuertes que nos deparará ésta semana: la entrega del “IV Premio Pepe Carvalho” a Michael Connelly y a su inseparable Harry Bosch; el homenaje a dos grandes escritores, Leonardo Sciascia en el 20 aniversario de su muerte, y a Roberto Bolaño; homenaje a los redactores de “El Caso”; y la inauguración de un espacio público, una plaza, a Manuel Vázquez Montalban  en el distrito de Ciutat Vella, entre las calles Sant Rafael y la Rambla del Raval… no podía ser en otro sitio.

BCNegra

Además, el elenco de autores que pasará por la ciudad mediterránea no es para despreciarlo: Sue Grafton, Jake Arnott, Juan Madrid, Lorenzo Silva, Alicia Giménez Bartlett, Andreu Martín y un largo etcétera hasta completar los 70 nombres de la lista. Autores, alguno de ellos, que el sábado se tomará la clásica “mejillonada” en la “Librería Negra y Criminal”.

Dejo aquí anotados audiovisuales y algunos enlaces:

Sitio Oficial de BCNegra

Noticia en “El País”

Y el video promocional del encuentro. Esencia de las esencias…

– Tú has sido el responsable de la muerte de mi hija. Tú has matado a Nikita… Ha sido culpa tuya, de no haber sido por tí y por tus ideas de dejarla que… – La mujer se echó a llorar, desesperada. Llevaba cuatro días llorrando ininterrumpidamente, desde que encontraron el cadáver de la chica en la bañera. La mujer, Sara, tenía los ojos hinchados, del color de canicas ensangrentadas.  

Muerte entre Poetas

Muerte entre Poetas

Valoración: 3.gif

 

Nacho Arán no es Hércules Poirot. Y no lo es por propia convicción de su creadora.

Algunas críticas ha señalado a “Muerte entre poetas” como una obra que recoge el espíritu de las grandes ficciones de Agatha Christie, pero para mí no es así. No por incapacidad, cuidado, que nadie me malinterprete, sino porque, desde mi punto de vista, no fue concebida así.

Ángela Vallvey, en ésta su última novela, toma prestado de la dama del misterio inglesa su típica puesta en escena: un lugar, en éste caso una finca a las afueras de Toledo (El Cigarral de la Cava), una reunión de personas en dicho lugar (en éste caso, poetas) y un asesinato. El resto es cosecha de Vallvey, que, por cierto, y bajo mi punto de vista, aprueba con nota.

La trama es la siguiente. Nacho Arán, meteorólogo de profesión pero poeta vocacional, con un par de libros autoeditados, recibe una invitación a participar en una reunión de poetas en una finca de Toledo, con el único tema en común de realizar una ponencia sobre la vida y obra del difunto marido de la anfitriona y organizadora, Doña Agustina, a la sazón también poeta. Por motivos laborales, Nacho no puede asistir a las dos primeras jornadas. La casualidad quiere que el día antes de incorporase a la reunión uno de los invitados, Fabio Arjona, sea asesinado. Nacho, detective aficionado (incluso tiene una web llamada “El Club Baskerville” a través de la cual resuelve misterios con la ayuda de los internautas y de un muchacho en su adolescencia en su punto más álgido) se irá convirtiendo poco a poco en el confidente de la mayoría de los allí presentes, descubriendo que la mayoría de ellos tenían cuentas pendientes con el finado, algunos bastante graves, tanto como para matar.

Vallvey ha hecho un buen trabajo con los personajes, algunos de ellos bastante buenos.  El protagonista, Ignacio o Nacho, es un hombre a medio hacer, es decir, con bastantes pocas experiencias vitales en su haber. Meteorólogo de profesión, la poesía es su verdadera debilidad, a la que se abandona con frenesí en menos ocasiones de las que le gustaría, pero en más de las que su sentido común le dicta. Un soñador entrado en la treintena que ve cumplido parte de sus sueños cuando es invitado a esa reunión de poetas, muchos de ellos admirados por él.

Sin embargo, es un hombre de una intuición sagaz, sin duda alentada desde pequeño por su tía Pau, con la que comparte muchas de sus aficiones, incluida la de desarrollar “El Club Baskerville”. La tía Pau será, a lo largo de la novela, su conexión con el mundo exterior, al igual que lo será Rodrigo, su adolescente y tecnólogo ayudante (como no podía ser de otro modo, la juventud y el ordenador cabalgan juntas en el mundo en el que vivimos) .

Encontramos a su vez secundarios de lujo, siempre rogando que nos perdonen Rodrigo y la tía Pau. Yo resaltaría tres de ellos. Fernando Sierra, poeta autoexiliado, que se convertirá en el compañero de fatigas del protagonista, muy a su pesar; Doña Agustina, anfitriona del encuentro, que aporta a la narración ese aire de continua y misteriosa inquietud que la novela necesita; y Rocío Conrado, la más jóven de las invitadas, con una arrogancia y fortaleza que sólo puede imprimir su edad, pero que esconde una fragilidad que bien podría acabar con ella.

Hay que agradecer a la autora el que haya dotado a “Muerte entre poetas” de tiempos justos. En general la novela es rápida, ágil, lo que facilita su lectura, y en los momentos de soledad reflexiva del protagonista es cuando ralentiza un poco más la acción, lo que es lógico, por otra parte, ahondando en recuerdos y quizás exagerando un poco las descripciones de algunos momentos. Pero en ningún caso sobran.

Quizás donde me ha desilusionado un poco, utilizando “desilusionar” en su interpretación más leve, sea en resolución del misterio. El motivo nos lo imaginamos casi desde el principio, por más que se esfuerce en argumentar que todos los “actores” del misterio tenían cuentas pendientes con el asesinado. Lo que no sabemos es quién lo ha cometido, cosa que podemos imaginar hacia la mitad del libro, y que sólo el deseo del lector de descubrir nuevas pistas y de dar un giro sorprendente al caso mantiene la ilusión al 100%. En su descargo diré que plantea dudas, y que esas dudas son muy razonables hasta el último capítulo.

Como punto final, sólo comentar que es un buen libro, quizás no una obra maestra, pero sí una novela que deja un buen sabor de boca al acabarla. Espero que os haya gustado, si la habeis leido. Si no es así, ya se sabe que para gustos están los colores.

Después de que haya pasado casi un año (diez meses, para ser exactos) sin que haya escrito una entrada, creo que la vergüenza sobre todo ha sido la detonante de que coja teclado y ratón y siga con ésta historia que comenzó el año pasado. Escusas tendría muchas, pero sólo son justamente eso, excusas…

La inminente llegada de la Navidad es una éspoca propicia para que las editoriales coloquen en las librerías sus apuestas para llegar a ser los números uno en la lista de regalos, aún teniendo en cuenta lo poco que se lee en éste país (según fuentes externas siempre, claro está… )

De ésta manera he escogido cinco libros que, para mi gusto, tienen todas las papeletas de colocarse en el TOP 5 de ventas estas Navidades. Siempre dentro del género que nos ocupa, o como mucho, que no se desvíe demasiado.

 

el-fuego  

Qué levante la mano a quien no le gustara “El Ocho”. Podríamos decir que Katherine Neville consiguió con esa novela hacer un clásico de la literatura de misterio e intriga. Y como no, con fuertes dósis de esoterismo en sus páginas. No en vano Javier Sierra, en su web, la califica como la madre de la novela esotérica.

Dieciocho años después de que aquella novela aterrizara en nuestras librerías aparece “El Fuego”, lo último de la escritora estadounidense y, lo que es más interesante aún, la continuación de “El Ocho”.

Al igual que su predecesora, “El Fuego” se desarrolla en horizontes temporales distintos, todos ellos cruzados, nada dejado de la mano del azar… a partir del 29 de Diciembre en las librerías.

la-hermandad-de-la-buena-suerte  

El Premio Planeta de éste año se lo ha llevado Fernando Savater con una novela que, como poco, se la puede denominar como curiosa. A simple vista, claro, porque no la he leído. Sin ser propia del género negro, de la novela policíaca o del misterio, es la aventura la que rige su guión.

Ambientada en el mundillo de las carreras de caballos, “La Hermandad de la Buena Suerte” narra la historia de cuatro aventureros que tienen que encontrar a un jockey desaparecido justo antes de que se celebre La Gran Copa, cuando estaba buscando el secreto de la “buena suerte”. 

La verdad es que la hípica y su submundo, así como el boxeo, con sus apuestas y chanchullos, es una apuesta muy de nuestro género. Y con Planeta debajo del brazo.

blog-inquisidor  

Como leí recientemente en una entrevista de periódico, Lorenzo Silva opina que Internet mete de lleno al escritor en la cocina del lector. Será por su forma de ser, por su afición a las nuevas tecnologías o por lo que sea, un blog es el protagonista de su última novela.

No el blog en sí, claro está… “El blog del inquisidor” narra la historia de una mujer, historiadora, se encuentra un blog en internet en el que alguien ha colgado un relato basado en un hecho real que involucra a una monja priora, al abad del convento y al inquisidor que los juzga. Y a través de los personajes intenta comunicar, a quien lo descifre, su mundo interior.

El autor avisa en una nota que el texto no es suyo, sino que estuvo colgado en internet un tiempo (días o semanas a lo sumo) y que luego desapareció. Él, simplemente, es un hilo conductor.

muerte-entre-poetas  

No es la primera vez que la escritora manchega Ángela Vallvey cultiva el género negro o de intriga, pero ha sido con “Muerte entre Poetas” donde ha conseguido meterse en nuestras casas, a través de la tele, siendo finalista del Planeta de éste año.

Y la trama, en realidad, parece apasionante: en una reunión de prestigiosos poetas, uno de ellos aparece brutalmente asesinado de una puñalada en el corazón. El protagonista, Nacho Arán, a la sazón poeta, llega tarde al encuentro, poco después del asesinato y comienza a investigar descubriendo que no es oro todo lo que reluce..

Parece que la escritona manchega homenajea, con ésta novela, a las viejas novelas de Ágatha Christie. Interesante será ver si está a la altura.

el-chino  

Y he dejado para el final un clásico del que hablo bastante a menudo: Henning Mankell.

Genio donde los haya, creador de personajes con un trasfondo psicológico riquísimo y espectacular, desembarca estas navidades con su nueva novela: “El Chino”. Y como ya hizo en ocasiones anteriores, abandona a su personaje estrella, el inspector Kurt Wallander, para enfocar la novela desde los ojos de la jueza Birgitta Roslin.

La trama comienza en enero del 2006 cuando un hace un descubrimiento aterrador: en el pequeño pueblo de Hesjovallen aparecen brutalmente asesinadas diecinueve personas. La jueza comienza a investigar cuando se encuentra que sus abuelos (los paders adoptivos de su madre) están entre las víctimas. Sus investigaciones la llevarán hasta Pekín y más allá, hasta el s.XIX y la gran inmigración china para trabajar en el ferrocarril, de donde arranca todo… 

Sin lugar a dudas, de trama va sobrado el autor sueco. Y estará a la altura.. es un seguro.

Felices fiestas…

“Densas nubes habían cubierto Berlín durante toda la noche, y todavía se extendían en lo que hacía las veces de amanecer. En el extrarradio occidental de la ciudad, columnas de lluvia, como humo, barrían la superficie del lago Havel.”   patria2.jpg

Antes de que éxitos editoriales como “Enigma” o “Pompeya” dieran a Robert Harris el tan deseado título de “best-seller”, el autor británico sorprendió a muchos con el lanzamiento de ésta novela, ambientada en 1964: “Patria”.

Haciendo un pequeño resumen, un investigador de la Kriminalpolizei alemana se encarga de esclarecer el aparente suicidio de uno de los pesos fuertes del gobierno alemán, Joseph Buhler. La cosa no pasaría a mayores si el autor no hubiera situado la acción en un contexto único, irreal e irrepetible: Alemania ganó la II Guerra Mundial y Europa está dominada por los nazis.

Por lo tanto, el investigador no sólo se enfrenta a la muerte de una personalidad notable del Partido Nazi, sino al secretismo, sectarismo y ilusionismo vital de una sociedad asentada sobre los principios del totalitarismo. En ésta tesitura, March, que así se llama el protagonista, no sólo se tiene que enfrentar con enemigos acérrimos dentro del propio partido y sus extensiones (como la Gestapo) sino a la falsa realidad de una vida montada sobre mentiras.

Y, como no, todo ello aderezado por acción, misterio y amor, componente casi indispensable en los thriller pseudopolíticos y/o pseudopoliciales como éste.

Estoy seguro que quien se acerque a “Patria” encontrará en ella una novela que recordar.

Valoración: 4.gif

Como siempre, he dejado el comentario completo, a vuestra disposición, en el siguiente enlace:patria.pdf

La lectura casual de un suplemento literario ha hecho que durante Enero monopolizara mi interés encontrar información sobre novela negra que se desarrollara durante II Guerra Mundial.

Tres son mis motivos principales de atracción hacia el escenario bélico que asoló Europa (y el mundo) durante casi 6 años. El primera es la pura fascinación que provoca un conflicto que envolvió al mundo entero y que dejó tras de sí cerca de 56 millones de víctimas..

El segundo es la concepción tradicional de que, durante dicha contienda, el BIEN (representado por las potencias aliadas) pugnaba contra el MAL (a la sazón, Alemania, Italia, Japón y algunos acólitos más) para evitar que éste último dominara el mundo. Concepción no exenta de matices (la hostoria la escriben los vencedores) pero tampoco libre de razones (la solución final y los príncipes de la eugenesia, entre otras).

Y la tercera, como no, el contexto histórico en el que se basa y la posibilidad de utilizar secundarios de lujo para adornar la ficción que nos entra a través de las líneas escritas de un libro.

Es por ello que he escogido cinco libros con los que deseo hacerme y que ansio poder leer y comentar en éste espacio. Y los cinco libros en cuestión son:

unos-por-otros.jpg  

Debo reconocer que desconocía por completo el personaje de Bernard Gunther (o Herr Gunther, como se empeñan en llamarle en las críticas literarias). Pero su descripción a causado mi interés: cínico, curtido, duro, sensible y honesto. De ésta combinación no sé lo que saldrá, pero la curiosidad me vence.

Herr Gunther es el protagonista de “Unos por otros”, su cuarta novela, o mejor dicho, la cuarta novela en la que Philip Kerr le ha hecho aparecer de nuevo después de que un largo silencio obligara a sus fans a creer que el escritor se había desecho de él para siempre.

Ésta última entrega de la tetralogía llamada “Berlin Noir” no pone a un Gunther que cansado de su suegro y de su esposa que se va tras los pasos de un famoso criminal sádico de las SS que ha sabido camelarse a los Aliados y encontrar refugio en América. Trama no le falta al asunto, no…

a-oscuras.jpg  

Durante 1944 la Luftwaffe (las fuerzas aéreas alemanas) ya no bombardeaban Londres sin ton ni son, pero hacían sus incursiones de vez en cuando. Y los crímenes no están exentos de ejecución, ni siquiera en estado de guerra. En el East End de Londres, un hombre aparece chamuscado y mutilado entre los escombros, pero algo hace ver que no ha sido por obra de las bombas.

Así arranca “A Oscuras”, la novela de John Lawton en la que hace debutar a su detective Frederick Troy, hijo de emigrantes rusos, y que será en encargado de arrojar un poco de luz al misterio que rodea al cadáver.

interesante sin duda es leer las otras cinco novelas que han seguido a ésta, entre las que destacan “Viejos Recelos” y la aparecida el año pasado: “Second Violin”.

berlin-1945.jpg  

Pierre Frei nos sitúa en un escenario desolador: el de la capital alemana en el año de su capitulación. Con éste marco, “Berlin 1945” nos narra la investigación sobre el asesinato de una serie de mujeres a manos de un asesino en serie. Cada una de su padre y de su madre (una aristócrata, una actriz, una esposa de un comandante, etc…).

Parece que uno de los puntos fuertes de la novela es la capacidad de estructuración de la voda de las víctimas. Lo que a mi me ha atraído de la misma es la colaboración que deben emprender un inspector berlinés, Klaus Dietrich, y el sargento de la Policía Militar norteamericana, Donovan, para la resolución del caso (la cultura vencedora frente a la cultura de los vencidos…).

patria.jpg  

“Patria” es uno de esos libros donde, al igual que sucede con “La conjura contra América” de Roth, tienen cierto morbillo asegurado. La razón: simulan que los acontecimientos históricos ocurrieron al contrario de cómo fueron. En el caso de la novela de Robert Harris, Alemania fue la que ganó la II Guerra Mundial. La acción transcurre durante el año 1964, año en el que se celebra el 75º Aniversario de Adolf Hitler, con un III Reich deseoso de celebrarlo. Los preparativos se ven empañados por la aparición de un cadáver en un lago, el cadáver de un alto cargo del Partido.

Y curiosamente, es el siguiente de una lista secreta que condena a muerte a todos los que figuran en ella.

¿El encargado de la investigación? un investigador de la Kripo, Xavier March (raro nombre para un alemán, ¿no?)

noche-de-los-generales.jpg  

Y he dejado para el final una novela de 1962 que, gracias a la gran pantalla, se ha convertido en mi “grial” particular.

“La Noche de los Generales”, de Hans Hellmut Kirst, narra la investigación que el Mayor Grau, oficial de la Wehrmacht alemana, realiza a la sazón de la muerte de una prostituta durante los días más violentos de la represión que el ejército Nazi ejecutó en Varsovia.

Su principal sospechoso es el General Tanz, comandante de una división acorazada alemana y máximo responsable militar en aquella Varsovia ocupada. Lo atrayente de ésta novela, al igual que de las anteriores, es el matiz: el mundo se está derrumbando a pedazos y un hombre se preocupa porque un crimen no quede impune.

Benditos idealistas…