Archivos para enero, 2009

– Tú has sido el responsable de la muerte de mi hija. Tú has matado a Nikita… Ha sido culpa tuya, de no haber sido por tí y por tus ideas de dejarla que… – La mujer se echó a llorar, desesperada. Llevaba cuatro días llorrando ininterrumpidamente, desde que encontraron el cadáver de la chica en la bañera. La mujer, Sara, tenía los ojos hinchados, del color de canicas ensangrentadas.  

Muerte entre Poetas

Muerte entre Poetas

Valoración: 3.gif

 

Nacho Arán no es Hércules Poirot. Y no lo es por propia convicción de su creadora.

Algunas críticas ha señalado a “Muerte entre poetas” como una obra que recoge el espíritu de las grandes ficciones de Agatha Christie, pero para mí no es así. No por incapacidad, cuidado, que nadie me malinterprete, sino porque, desde mi punto de vista, no fue concebida así.

Ángela Vallvey, en ésta su última novela, toma prestado de la dama del misterio inglesa su típica puesta en escena: un lugar, en éste caso una finca a las afueras de Toledo (El Cigarral de la Cava), una reunión de personas en dicho lugar (en éste caso, poetas) y un asesinato. El resto es cosecha de Vallvey, que, por cierto, y bajo mi punto de vista, aprueba con nota.

La trama es la siguiente. Nacho Arán, meteorólogo de profesión pero poeta vocacional, con un par de libros autoeditados, recibe una invitación a participar en una reunión de poetas en una finca de Toledo, con el único tema en común de realizar una ponencia sobre la vida y obra del difunto marido de la anfitriona y organizadora, Doña Agustina, a la sazón también poeta. Por motivos laborales, Nacho no puede asistir a las dos primeras jornadas. La casualidad quiere que el día antes de incorporase a la reunión uno de los invitados, Fabio Arjona, sea asesinado. Nacho, detective aficionado (incluso tiene una web llamada “El Club Baskerville” a través de la cual resuelve misterios con la ayuda de los internautas y de un muchacho en su adolescencia en su punto más álgido) se irá convirtiendo poco a poco en el confidente de la mayoría de los allí presentes, descubriendo que la mayoría de ellos tenían cuentas pendientes con el finado, algunos bastante graves, tanto como para matar.

Vallvey ha hecho un buen trabajo con los personajes, algunos de ellos bastante buenos.  El protagonista, Ignacio o Nacho, es un hombre a medio hacer, es decir, con bastantes pocas experiencias vitales en su haber. Meteorólogo de profesión, la poesía es su verdadera debilidad, a la que se abandona con frenesí en menos ocasiones de las que le gustaría, pero en más de las que su sentido común le dicta. Un soñador entrado en la treintena que ve cumplido parte de sus sueños cuando es invitado a esa reunión de poetas, muchos de ellos admirados por él.

Sin embargo, es un hombre de una intuición sagaz, sin duda alentada desde pequeño por su tía Pau, con la que comparte muchas de sus aficiones, incluida la de desarrollar “El Club Baskerville”. La tía Pau será, a lo largo de la novela, su conexión con el mundo exterior, al igual que lo será Rodrigo, su adolescente y tecnólogo ayudante (como no podía ser de otro modo, la juventud y el ordenador cabalgan juntas en el mundo en el que vivimos) .

Encontramos a su vez secundarios de lujo, siempre rogando que nos perdonen Rodrigo y la tía Pau. Yo resaltaría tres de ellos. Fernando Sierra, poeta autoexiliado, que se convertirá en el compañero de fatigas del protagonista, muy a su pesar; Doña Agustina, anfitriona del encuentro, que aporta a la narración ese aire de continua y misteriosa inquietud que la novela necesita; y Rocío Conrado, la más jóven de las invitadas, con una arrogancia y fortaleza que sólo puede imprimir su edad, pero que esconde una fragilidad que bien podría acabar con ella.

Hay que agradecer a la autora el que haya dotado a “Muerte entre poetas” de tiempos justos. En general la novela es rápida, ágil, lo que facilita su lectura, y en los momentos de soledad reflexiva del protagonista es cuando ralentiza un poco más la acción, lo que es lógico, por otra parte, ahondando en recuerdos y quizás exagerando un poco las descripciones de algunos momentos. Pero en ningún caso sobran.

Quizás donde me ha desilusionado un poco, utilizando “desilusionar” en su interpretación más leve, sea en resolución del misterio. El motivo nos lo imaginamos casi desde el principio, por más que se esfuerce en argumentar que todos los “actores” del misterio tenían cuentas pendientes con el asesinado. Lo que no sabemos es quién lo ha cometido, cosa que podemos imaginar hacia la mitad del libro, y que sólo el deseo del lector de descubrir nuevas pistas y de dar un giro sorprendente al caso mantiene la ilusión al 100%. En su descargo diré que plantea dudas, y que esas dudas son muy razonables hasta el último capítulo.

Como punto final, sólo comentar que es un buen libro, quizás no una obra maestra, pero sí una novela que deja un buen sabor de boca al acabarla. Espero que os haya gustado, si la habeis leido. Si no es así, ya se sabe que para gustos están los colores.

Anuncios

En éste blog también hay espacio para la novela hitórica y de aventuras, así que nos vamos a por una de romanos.

Fiel a su disciplinada obsesión de lanzar al mercado una nueva novela de su saga de Quinto Licinio Cato cada año, para regocijo de sus admiradores, Simón Scarrow, el profesor, acaba de publicar “Centurión”, a la sazón, su octava novela basada en las tribulaciones de un soldado romano por todos los confines del Imperio.

Como en las anteriores novelas, ha sido la editorial Edhasa la encargada de acercar este trocito de Roma a nuestras librerías y se le augura tan buen sabor de boca como las novelas anteriores.

Cierto es que si alguien piensa que escribir una novela por año manteniendo los criterios de calidad es casi imposible, Scarrow se encarga de demostrarle que está equivocado. Se puede decir incluso que no revienta la gallina de los huevos de oro en que se ha convertido su “Eagle Serie” sino que la reinventa, la fortalece. “Centurión”, la última de la saga, es todo un Best Seller en el Reino Unido.

Portada de la novela "Centurión", de Simon Scarrow

Portada de la novela "Centurión", de Simon Scarrow

Como escueta introducción de la novela, el protagonista, Quinto Licinio Cato, y su inseparable Macro deberán guiar una tropa a un pequeño reino en medio del desierto, Palmira, que está siendo atacado por Partia. Las cosas se complican nada más empezar: son pocos, en un territorio que desconoces y no tardan en darse cuenta de lo peligrosos que son los Partos.. Además, se cree que hay un traidor entre las filas romanas.

La virtud de Scarrow reside en la agilidad de la narración y en el realismo de sus novelas. Cualquier lector se sentirá inmerso en la batalla, oliendo la rabia y el miedo de los combatientes, lo que es un acierto del profesor Scarrow. Pero además, en “Centurión”, parece ser que su gusto por el realismo alcanza cotas muy pocas veces vista en la literatura histórica.

Y eso, sin lugar a dudas, es un pilar fundamental de su éxito. En su tierra le han comparado con grandes escritores de novela histórica. Pero como todo el mundo sabe, las comparaciones son odiosas.

Scarrow, es y seguirá siendo Scarrow

Con las típicas preocupaciones que provocan en mí la cuesta de Enero y sus sucedáneos, me he acercado a la librería cercana a mi casa y he seleccionado cinco libros que me gustaría leerme en breve y de los cuales creo que, a todos los amantes de novela negra, gustaría de tenerlos en su biblioteca.

Tres escritores noveles, más o menos, y uno ya consagrado.

millenium1  

Stieg Larsson falleció trágicamente, de un ataque al corazón, días después de entregar a su editor la terdera entrega de su saga Millenium y poco antes de ver editada la primera de ellas. Este aclamado periodista y reportero de guerra sueco, experto en grupos de extrema derecha, no pudo disfrutar del éxito de crítica que su obra ha alcanzado, editándose en nuestro país casi cuatro años después de su fallecimiento. 

“Los hombres que no amaban a las mujeres” es la historia de una obsesión, la del millonario Henrik Vanger, por encontrar alguna pista de la misteriosa desaparición de su sobrina Harriet 16 años atrás, alentado por los misteriosos envíos de flores secas que cada año, por su cumpleaños, le llegan puntualmente. Al igual que hacía su sobrina…

Henrik contrata a Mikael Blomkvist, periodista de investigación en apuros, al cual le viene de perlas el encargo del millonario, y que contará con la inesperada ayuda de Lisbeth Salander, una investigadora privada socialmente inadaptada pero con extraordinarias facultades.

millenium2  

No dejamos a Larsson, ya que casi al mismo tiempo de la edición en castellano de su primera novela, apareció la segunda, ésta vez titulada “La Chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”.

La historia comienza cuando Mikael Blomkvist recibe el encargo de realizar un reportaje sobre la prostitución y el tráfico de mujeres del Este a través de una pareja, Dag y Mia. Mientras, su compañera de aventuras, Lisbeth Salander, se ha ido al caribe porque necesitaba un tiempo para reflexionar.

Mientras ésto ocurre,una muchacha sobrevive día tras día atada a una cama y soportando las vejaciones de un hombre y soñando en secreto con una cerilla y un bidón de gasolina, como la única manera posible de terminar con esa situación.

Sin duda alguna, dos novelas apetecibles que ya se an convertido en todo un fenómeno editorial.

princesa-hielo  

No abandonamos Suecia de momento y nos centramos en una mujer que ha sido calificada como la reina de la novela negra escandinava. Nos referimos a Camilla Läckberg, ésta Sueca de 33 años y madre de dos hijos, que un buen día decidió abandonar su trabajo de marketing y dedicarse a lo que siempre había querido hacer: escribir.

Así creó a Erica, una escritora sueca que se dedica a resolver misterios en compañía de su pareja, el policía Patrick. “La Princesa de hielo” fué la primera incursión de la autora en éste género y lo hizo con sobresaliente: ésta novela ha supuesto el inicio de una saga, con cuatro obras más.

En ésta obra, Erica vuelve a su pueblo natal, Fjällbacka (a la sazón, pueblo natal de la autora), y descubre que su amiga de la infancia Alex se ha suicidado. Pero cuando escarba un poco cae en la cuenta de que no sólo estaba embarazada, sino que la autopsia revela que ha sido asesinada.

emperadores-extranos  

De Suecia nos trasladamos a España para encontrarnos con uno de los libros que mejor acogida han tenido en los últimos tiempos: 15.000 ejemplares vendidos en dos años,  

“El Tiempo de los emperadores extraños” nos sitúa en el frente de Leningrado, en 1943, donde se encuentra la División Azul. Allí, unos soldados españoles descubren un cadáver decapitado, enterrado en el hielo, con un mensaje en el pecho: “Mira que te mira Dios”. Arturo Andrade, y el Sargento Espinosa, serán los encargados de desenmarañar la madeja de un crímen en unas condiciones infrahumanas.

El ovetense Ignacio del Valle nos introduce en ésta su quinta novela en uno de los episodios más traumáticos de nuestra historia reciente, y lo hace de la mano del género negro. Sin lugar a dudas, las condiciones se mostraban propicias para ello. Múltiples premios ha cosechado ésta obra, que va camino de convertirse en todo un clásico.

el-observatorio  

Para finalizar, una guinda.

Con más de 20 títulos a sus espaldas desde que en 1992 comenzara su andadura como autor de novela Negra, es indudable que Michael Connelly se ha convertido en uno de los clásicos del género. En ésta ocasión propongo una obra suya de 2007, que no es la más reciente (tiene otras dos posteriores, una de 2008 y otra que aparecerá éste año), pero que ha llamado mi atención por su trasfondo.

“El Observatorio” (“The Overlook”, en el original) arranca con la aparición de un cadáver en las colinas del observatorio de Hollywood. Lo que parece un asesinato común pronto se convierte en un asunto de Seguridad Nacional, ya que la víctima, por su trabajo, tenía acceso a sustancias radiactivas y puede que el crimen esté relacionado con un robo de dicho material sucedido pocos días antes del asesinato. ¿Quién tiene éstas sustancias peligrosas en su poder?.

Un nuevo caso del ya archiconocido detective Harry Bosch en la que vuelve a coincidir con un ex-pareja, Rachel Walling, que no le pondrá las cosas fáciles en ésta aventura. En definitiva, que aunque no sea la última, la cosa promete.

Feliz cuesta de enero…